Château de Hautefort (Perigord Noir) ****

La elegante silueta del Castillo de Hautefort se dibuja en la cima de un cerro, desde donde domina la villa de Autafòrt (Hautefort) y los valles de la Dordoña.

El castillo, una antigua fortaleza de origen medieval, resistió numerosos asedios a lo largo de su historia, hasta que en el siglo XVII fue reconstruido por el marqués Jacques- François de Hautefort.

Este lo adecuó a su momento, transformando el viejo castillo en un Château residencial clásico, más tradicional del Valle de Loire que del Perigord Noir y creó un primer jardín a la francesa a su alrededor.

Más adelante, ya en el siglo XIX, el paisajista Conde de Choulot diseñó los actuales jardines franceses alrededor del castillo y creó también un jardín de estilo inglés sobre los antiguos jardines que, aprovechando la posición dominante de la finca, ofrece buenas vistas de la campiña y los pueblos circundantes.

La transformación del jardín continuó en el siglo XX con nuevos propietarios. Se conservaron los macizos diseñados por Choulot, pero sustituyendo parterres de césped y flores por parterres de topiaria y borduras de boj, que contienen símbolos de Hautefort como las aspas y las tijeras.

También se construyó un singular túnel vegetal de más de 70 metros que se extiende por el lateral de la explanada de acceso al castillo, juntamente con un original parterre de bojes recortados.

Dispuestos en terrazas alrededor del castillo, los jardines formales se extienden por más de 3 hectáreas formando un conjunto que realza la arquitectura clásica de la edificación y contribuyen a su fama, por lo que merecieron su calificación como Jardín Notable de Francia.

Especialmente remarcable es el diseño de la terraza principal, cuyos parterres y arabescos pueden observarse desde las distintas estancias del castillo y desde donde se obtiene una vista privilegiada de los jardines, la villa de Hautefort y el paisaje circundante.

En la terraza, imponentes tejos recortados emulando las cúpulas de las torres y borduras de bojes se mezclan en los parterres con arbustos de flor y plantas hortícolas, creando un original conjunto que forma una de las imágenes más relevantes del jardín.

Desde el castillo puede observarse también la parte baja de la finca. Esta zona, dedicada antiguamente al cultivo de hortalizas y plantas medicinales, constituye el actual vivero de plantas para el jardín.

Fuera del recinto amurallado, se extiende el parque paisajístico de estilo inlgés, actualmente un bosque naturalizado, con múltiples senderos desde los cuales se obtienen vistas destacadas del entorno. Se trata de un gran recinto de más de 30 hectáreas con algunos árboles notables, entre los que destaca poderosamente un majestuoso Cedro del Líbano.

La visita puede complementarse con un agradable paseo por la población, con encantadoras callejuelas y plazoletas adornadas con flores y cuidados ornamentos.

Ubicación: https://goo.gl/maps/QdphrYqtxGHQ3wMv9 

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s