Vaux-le-Vicomte (Maincy) *****

Sín ninguna duda, uno de los jardines más bellos y admirados del mundo, es el de Vaux-le-Vicomte, que está considerado como el primer jardín de estilo francés y fue el precursor del mítico Versailles.

De las creaciones del gran jardinero de la corte de Luis XIV,  André Le Nôtre, sin duda es aquí donde mejor podemos apreciar la genialidad y dominio del paisaje que poseía. El chateaux, se encuentra al final de una gran avenida, ligeramente elevado y rodeado por fosas de agua.

Tras el palacio, un poderos eje central de 1.500m al fondo del cual emerge la figura del Hércules Farnesio, refleja el poder que poseía el propietario del lugar, Nicolas Fouquet, superintendente de Finanzas del Rey Sol y mecenas de la cultura.

Sobre un inmenso territorio de 33 hectáreas, el jardín se estructura a partir de un gran eje con parterres simétricos a ambos lados. A la vez, multitud de esculturas, elementos de topiaria e innumerables fuentes y juegos de agua consiguen siempre efectos brillantes e inesperados que realzan la majestuosidad del lugar.

Fouquet, tras adquirir un castillo en ruinas y dedicar varios años a su reconstrucción, en agosto de 1661, organizó una suntuosa fiesta de inauguración a la que fue invitada la corte real, dónde participaron famosos escritores como Molière y se utilizaron recursos nunca vistos en la época, como los fuegos artificiales.

El espectacular éxito del palacio y del jardín, molestó de tal manera al todopoderoso Rey Sol Luis XIV, que poco después mandó arrestar a Fouquet. Más tarde, contrató al equipo que había participado en su construcción (Le Vau, Le Brun y Le Notrê) y les encargó conversión de un antiguo pabellón de caza, en el nuevo Palacio Real de Versailles con el mandato de superar el esplendor y la belleza de Vaux-le-Vicomte.

A pesar de la inmensidad del conjunto, a simple vista las distancias parecen menores de los que son. Le Notre creo los arriates y estanques de manera que compensan los efectos deformantes de la perspectiva, para que nada parezca exageradamente grande. En realidad las distancias son enormes y esconden sorpresas como el gran canal, que cruza escondido el jardín a una cota más baja, hasta que aparece de repente en nuestra ruta hacia el final del eje y obliga a dar una larga vuelta para cruzarlo.

Tras el canal, una ligera ascensión nos conduce hacia el final del eje principal, donde el castillo aparece majestuoso y dominante. Justo allí, una gran escultura del Hércules Farnesio representa al poderoso héroe fatigado al término de sus trabajos, que admira el conjunto, mientras descansa apoyándose en su maza.

Más información:

Ubicación: https://goo.gl/maps/eYpM6KqP29a5wvMJ6

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s