Jardins d’Alfabia (Mallorca) ****

La casa de Alfabia, es una antigua alquería los orígenes de la cual se remontan al siglo XIII, durante la dominación árabe sobre Mallorca, cuando fue la residencia del virrey Ben-Abet.

Posteriormente las obras de ampliación y mejora ejecutadas por la nobleza mallorquina, acabaron de complementar su carácter monumental.

La finca se encuentra implantada en un enclave privilegiado, con abundancia de agua y vegetación, al abrigo de la sierra de Tramuntana. La propiedad combina la casa señorial y los jardines, con la huerta de cítricos y campos de frutales emparrados.

En esta zona de fuerte calor estival, la presencia del agua es un elemento básico en la composición del jardín y va caracterizando los distintos espacios y patios que iremos encontrando.

Ya desde el mismo patio interior de la casa encontramos pequeños estanques, fuentes y surtidores que van apareciendo por todos lados y un bello aljibe cubierto, se sitúa en la parte más alta almacenando el agua que debía servir para el riego de la finca.

Pero sin lugar a dudas, el famoso juego de agua, un gran divertimento destinado a sorprender al visitante, con hileras de surtidores situados a ambos lados del paseo, es el gran protagonista del jardín.

Se trata de una pérgola de 72 columnas y 24 hidras de piedra que esconden unos surtidores que cruzan inesperadamente los chorros de agua, atrapando y remojando por sorpresa a los visitantes, que fue reconstruido a mediados del s XVIII.

El origen de este tipo de juegos de agua se remonta a los jardines de las villas renacentistas italianas, cuyo arte se extendió por toda Europa durante el siglo XVI.

Un poco más abajo, en la zona inferior se encuentra el «Jardinet de la Reina». Se trata de un espacio más frondoso y de aire tropical que fue ornamentado a mitad del siglo XIX, en ocasión de la estancia en Alfabia de la Reina Isabel II.

Aquí, en un jardín marcado por la geometría de los parterres, podemos encontrar pequeñas fuentes, un estanque con nenúfares y gran variedad de palmeras surgiendo entre las copas de los árboles.

El conjunto de grandes árboles y pergolas emparradas que sombrean el jardín domina el espacio a modo de oasis, en marcado contraste con el paisaje mediterráneo, mucho más seco de los alrededores.

Ya cerca de la casa, casi podría decirse que la vegetación engulle la edificaciones y caminos que recorren los jardines de proximidad y le confieren un marcado carácter colonial.

Esta relación tan marcada entre vivienda y jardín se manifiesta también desde las estancias interiores, a través de los ventanales difuminando el límite entre ambos, para que formen un solo ámbito.

Sin duda, la visita a Alfabia, nos permite constatar que sigue manteniendo todavía, la característica esencia de sus orígenes, surgidos de la combinación de valores agro-ornamentales de la Alquería islámica original.

ubicación: https://goo.gl/maps/mBYyTDiryFbwpWod7

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s